7Secado lento

Una vez que salen de los nobles dispositivos de moldeo en bronce, las múltiples formas de pasta podían finalmente relajarse durante largas horas al sol. La pasta larga podía tranquilamente estirarse y secarse en sus correspondientes tendederos, mientras las pastas más cortas y pequeñas se apoyaban cómodamente en acogedores bastidores de madera y rejilla de trama fina. La luz del sol y el viento soplando se ocupaban del resto: un largo y lento secado para hacer que la pasta Columbro pudiera conservarse a lo largo del tiempo, con todo el sabor del auténtico trigo.

Esta técnica de secado lento y a baja temperatura permitía, entonces como hoy en día, conservar todo el valor nutricional de los ingredientes: mantener las proteínas, los antioxidantes, las fibras y los aminoácidos presentes en las materias primas, resultaba fundamental tanto para una dieta sana como para la digestibilidad de la propia pasta.

Actualmente, el Pastificio Columbro emplea las mismas técnicas de secado con excelentes tecnologías que garantizan los mismos resultados que antes: el uso de celdas estáticas permite que los diversos formatos de pasta se sequen como si estuvieran al aire libre. Se desvela aquí, completamente, este pequeño gran secreto del arte de la elaboración de la pasta de la marca Columbro: el secado se lleva a cabo a una temperatura constante inferior a 60 grados con un tiempo de reposo de más de 36 horas.


Descubrir todos secretos